Criando un hijo pródigo

Crianza a propósito

Salmo 127:4 (ESV)
Como las flechas en la mano de un guerrero son los hijos de la juventud de uno.

accuracy action active activity
Photo by Pixabay on Pexels.com

Me encanta ser padre. Principalmente porque amo a mis hijos. Traen a mi vida alegría, emoción y un poco de no sé qué va hacer.

Porque los amo quiero hacer lo mejor que pueda para criarlos bien. Y sé que lo mejor que puedo hacer por ellos es ayudarlos a ser seguidores fieles de Cristo. Así que oramos esta oración frecuentemente — que amarán a Dios más que nada y que lo conocerán por el Dios bueno y glorioso que es.

Pero la oportunidad para hacer esto es corta. Mi tiempo con ellos es limitado.

Un día se iran (no importa cuántas veces su niño de cinco años le diga que va a vivir con usted por el resto de su vida) porque querrán y realmente porque como parte natural de la vida, necesitan hacerlo. Y en ese día tanto va a cambiar.

Habrá un día en el que ya no podrás hacer que tus hijos hagan algo. Les pedirás que hagan algo y te mirarán como si estuvieras loco. Podrían decirlo de una manera mucho más agradable, pero esencialmente te están haciendo saber “no tengo que hacer nada que me digas que haga. Soy un adulto y puedo tomar mis propias decisiones “.

Nuestro objetivo es prepararlos para ese día—día de lanzamiento. Y eso es lo que es. Un día de propulsión y envío. El salmista refiere a los padres como guerreros y sus hijos como flechas que se lanzan hacia el mundo.

¿Qué ocurrirá el día del lanzamiento? ¿se desviarán del rumbo? ¿aterrizarán a dos pies de distancia? ¿se estrellarán? ¿o volarán con gracia atravesando algunos altibajos hasta llegar a su destino final?

Nadie más que Dios lo sabe.

Porque é sentido el peso de esta responsabilidad quiero compartir algunos principios clave que la Biblia enseña acerca de la crianza de los hijos que les dará a sus niños la mejor oportunidad de ser enviados adecuadamente.

Hay algunos principios fundamentales sobre la paternidad encontrados en la historia del hijo pródigo en Lucas 15. Si usted nunca ha leído la historia le recomiendo que haga clic aquí y leerlo.

Criando un hijo pródigo

1. el fracaso es inevitable

Creo que el padre del hijo pródigo era un buen padre. Creo que trató de hacer lo mejor de acuerdo a su capacidad. Sin embargo, su hijo todavía se rebeldio.

Tú y yo podríamos hacer todo lo correcto y nuestros hijos aún podrían virar. No te aflija–créeme que no resolverá nada. Si puedes hacer algo ahora, pero al final, tendrán que tomar sus propias decisiones.

Así que prepárase para cuando fracasen. Con suerte, no sera un fracaso muy grande y aprenden de ello.

2. deje que sus niños fallen

El hijo pródigo en un segundo de pasión incontrolada hizo algunas decisiones muy malas y egoístas. Estoy seguro de que esto no es difícil de relacionar para muchos padres.

El hijo recibe lo que quiere pero como a menudo sucede sus decisiones tuvieron algunas consecuencias muy malas. Ahora, en este punto crucial de la vida del hijo, el padre hace algo muy importante—nada.

El padre no hace nada. No va a rescatar al hijo. Deja que su hijo sufra los resultados de sus propias decisiones. Le dejó fallar.

El fracaso es frequentemente el mejor maestro. Si siempre los rescata, nunca aprenderán que hay consecuencias relacionadas con sus acciones—buenas y malas. Y espero que salga mejor a causa de ello.

3. sea paciente

Odio esperar. No tengo el don de la paciencia. Es uno de los frutos del espíritu que tengo que rogarle a Dios cada día. que me lo de. Y no soy el único.

Cuando su hijo “vaya pródigo” tendrá que ser paciente. Puede que no regrese en ese mismo momento, semana, mes o incluso años. El texto nos dice que no fue hasta que el hijo se había gastado todo el dinero y se encontró en una situación desafortunada que en llegó a sus sentidos.

Pero el padre espera pacientemente a través de todo esto y tú también lo tendra que hacer.

4. Áme incondicionalmente

El hijo falló y el padre lo dejó que fallara. El hijo se fue y el padre esperó pacientemente. Pero eventualmente, el hijo llegó a su sentido y regresó a casa.

Y cuando lo hizo, el padre lo recibió con los brazos abiertos.

Nuestros hijos cometerán errores y como ya he mencionado, no necesitamos rescatarlos, pero cuando ellos han aprendido y regresan, debemos ser los primeros en extender gracia y misericordia porque hemos recibido gracia infinita y misericordia de nuestro Padre celestial.

Criando hijos no es fácil

Criando hijos no es fácil. Pero no hay una tarea mas importante. Es una tarea que Dios nos ha dado y es una que El muestra para nosotros. Él es el padre original que después que fallamos esperó pacientemente y todavía está esperando (2 Pedro 3:9) con los brazos abiertos.

Así que él sabe lo que estás pasando y está justo a tu lado. Mantente enfocado en tu tarea—enviándolos como adultos que aman a Dios con todo su corazón, alma, mente y fuerza.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close