Sorprendido por una oración contestada

James 1:6 (NIV)
Pero cuando pides, debes creer y no dudar, porque el que duda es como una ola del mar, soplado y tirado por el viento.

alone calm faith light
Photo by Garon Piceli on Pexels.com

¿responde Dios a las oraciones?

Recuerdo que íbamos conduciendo por México en nuestro camino a Honduras. Mi padre conducía y yo estaba en el asiento del pasajero disfrutando de la vista. Estábamos haciendo buen tiempo, especialmente ya que estabamos viajando en carreteras ásperas.  Pero de repente sucedió lo inesperado, mi padre trata de frenar mientras vajamos una cuesta pero los frenos no funcionan, su pie vaja hasta el suelo.

En ese momento todos sus años de experiencia conducciendo se activan y él engrana el vehículo tan cuidadosamente como sea posible en un intento de parar el camión. Afortunadamente, se las arregla para frenar y logramos llegar a un alto seguro.

Pero eso no es todo.

No estoy seguro de lo que pasó, pero recuerdo que mi papá dijo que faltaba una parte y eso es lo que causó la falla de frenos. Estábamos en medio de ninguna parte y esto fue antes de los teléfonos celulares para que no podríamos contactar con alguien. Pero para mi fortuna encontré la parte descansando sobre el parachoques delantero del vehículo. Me doy cuenta que es difícil de creer. Puedo apenas creerlo yo mismo.

¿pero fue suerte?

No fue así. Al comienzo de esta loca aventura, oré como loco. Todo parece que sucedió en un par de segundos, pero estoy seguro que le prometí a Dios un millón de cosas si él nos protegería.

Y eso es lo que hizo—nos protegio. No porque le prometí un millón de cosas que claramente no podía cumplir sino porque él decidió hacerlo. Fue una respuesta milagrosa a mi oración. Dios respondió a dos de mis oraciones – seguridad y localizar la pieza que necesitábamos.

¿Por qué es entonces, que yo y otras personas todavía luchamos con la duda? ¿Por qué la sorpresa cuando Dios hace algo? De hecho, puede leer esto y creer que solo estoy diciendo esto para probar un punto.

Por qué dudamos

Es porque es uno de los instrumentos de Satanás y es parte de nuestra naturaleza pecaminosa. En Génesis, leemos que Satanás causo Eva y Adán a dudar de Dios. Y que el pecado original aún tiene raíces en cada ser humano desde entonces.

Nos infecta con desconfianza. Decimos que confiamos y oramos para una respuesta, pero luego actuamos sorprendidos cuando Dios responde. La verdad es que nunca confiamos totalmente.

Por qué debemos confiar

Quiero recordarle que servimos un Dios Todopoderoso. Él creó todo lo que podemos ver al hablarlo en existencia. Y él puede responder a su oración.

Santiago, el hermano de Jesús suplica con nosotros que creamos y confiemos porque él entiende que no viene naturalmente. Pero hace la pregunta porque sabe que puedes hacerlo. Nunca en tu propia fuerza, sino siempre con la de Dios.

Confíe en que él va responder a sus oraciones y no se sorprenda cuando responda.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close