Pide y recibirás… tal vez

Mateo 7:7(NVI)
Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá.
praying man looking up

Photo by Luis Quintero on Pexels.com

¿Alguna vez te has encontrado en una situación en la que necesitas desesperadamente algo y alguien dice “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán “?

Te emocionas y empiezas a orar como loco pero no pasa nada.

¿Por qué?

Por otro lado, en 1 Reyes 3, podemos leer una historia sobre Dios dándole a Salomón la oportunidad de pedir cualquier cosa. Cuando se le da la oportunidad, Salomón pide sabiduría para guiar al pueblo de Dios y Dios está tan complacido con esta respuesta que no sólo le da a Salomón lo que él pidió, sino que le da mucho más.

¿Por qué recibimos silencio y otros reciben todo?

No recibimos nada y Salomón lo recibe todo.

Entonces, ¿cuál es la diferencia?

Noto dos cosas en 1 Reyes 3 que podrían tener más que ver con la oración contestada de Salomón de lo que pensamos.

¿Amas a Dios o sólo quieres algo de él

1 Reyes 3:3-4 nos muestra que Salomón estaba buscando a Dios. No lo buscaba para una oración contestada. Salomón simplemente buscaba a Dios porque lo amaba, no por lo que podía conseguir.

No tenemos que decirlo con nuestras palabras pero lo tratamos como una máquina expendedora cósmica que ignoramos hasta que necesitamos algo.

Jesús lo dijo de esta manera en Mateo 6:33 (NVI)

Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.

Lamentablemente, con demasiada frecuencia sólo oramos cuando necesitamos algo de Dios. No estamos buscando a Dios. No hay evidencia de que lo amamos.

Nuestras oraciones son encendidas por una chispa de necesidad en vez de una relación continua.

¿Su voluntad o la nuestra?

1 Juan 5:14 (NVI) Esta es la confianza que tenemos al acercarnos a Dios: que, si pedimos conforme a su voluntad, él nos oye.

¿Estás pidiendo algo que esté de acuerdo con la voluntad de Dios?

Juan nos dice que nuestra oración debe estar alineada con su voluntad, no con nuestras ganas.

Y la única manera de estar alineados con su voluntad es estar en constante relación con él para saber lo que es.

Salomón podría haber pedido cualquier cosa, pero eligió pedir sabiduría y discernimiento para dirigir al pueblo de Dios y Dios amó esa petición. Demostró un corazón que amaba a Dios y quería agradarle.

Así que Dios no sólo le da lo que pide, sino mucho más.

Lo amamos y buscamos su voluntad

Nuestras oraciones deben venir de un corazón que está rebosando de amor por él, no por sus regalos. Buscamos su voluntad porque el amor que tenemos por él nos provoca que queramos agradarle.

Y como un buen padre que es, él nos provee con lo que necesitamos y más a menudo que no con más de lo que merecemos (Santiago 1:17).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close