Mi peor enemigo

Mateo 26 (NIV)
 35 Aunque tenga que morir contigo —insistió Pedro—, jamás te negaré. Y los demás discípulos dijeron lo mismo. … (no mucho después)…. 74 Y comenzó a echarse maldiciones, y les juró: —¡A ese hombre (Jesús) ni lo conozco!

man closing his eyes reflection on mirror
Photo by Jhonis Martins on Pexels.com

Soy mi peor enemigo

¿Alguna vez haz luchado por hacer lo que Dios te está pidiendo que hagas? ¿Tu corazón desea servir a Dios?

Amas a Dios y amas a los demás. Pero parece que nunca funciona como estabas planeado.

Alguien siempre se mete en tu camino.

Y usted desea apuntar su dedo a alguien para hechaerle la culpa, pero la realidad es que la única manera que usted podría hacer que es mirar en el espejo y apuntar el dedo.

Usted es el mayor obstáculo cuando se trata de cumplir lo que Dios quiere que haga.

  • Sientes que la pasión se agita dentro de usted y está a punto de dar su primer paso y luego se dice usted mismo que no está calificado. Y en cambio, no hace nada porque se ha convencido de que alguien más probablemente haría un mejor trabajo que usted.
  • Empieza a recordar cómo fallo la última vez y esta vez no va a ser diferente.
  • Se sienta y piensa en el peor de los casos hasta que esta tan frustrado que ya no puede pensar más.

Únase al Club

No estás solo.

Sólo mire el ejemplo de Pedro.

  • En el versículo 35 le está diciendo a Jesús que él nunca lo abandonará y luego sólo unos cuantos versos más lo está negando.
  • En Gálatas 2 Pedro está queriendo minstrar a los gentiles, pero se encuentra siendo hipócrita cuando algunos de parte de Jacobo vienen a visitar.

¿Puedes relacionarte?

Parece que Pedro toma tres pasos adelante y dos pasos atrás.

Y entonces tienes al apóstol Pablo, el más exitoso misionero en el nuevo testamento que tiene una discusión consigo mismo.

No entiendo lo que me pasa, pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco (Roman 7:15). 

Pablo tenía un montón de enemigos, pero aun si no tuviera ninguno, el mismo sería su mayor obstáculo en hacer lo que Dios le pidió que hiciera.

Todavía se puede terminar bien

Pero en ambos ejemplos, lo asombroso es que ambos terminaron sus vidas de la manera más honorable que pudieron dentro de su poder.

Terminaron bien y tú también puedes.

El hecho de que usted puede reconocer que usted es su propio peor enemigo es una señal de que está luchando.

Y esa es una lucha que puedes ganar con el poder del Espíritu Santo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close